Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
13 mayo 2019Brussels

Nuevo artículo sobre el proyecto de DEUSTO Waste4Think en el boletín de la Agencia Ejecutiva para las PYMES de la Comisión Europea

El artículo explica cómo se puede mejorar la situación actual de la gestión de residuos urbanos utilizando tecnologías digitales con ejemplos de soluciones que se proporcionan en dos proyectos europeos de Horizonte 2020: Waste4Think liderado por la Universidad de Deusto y PlastiCircle.

Actualmente en Europa, el 26% del total de residuos domésticos se deposita en vertederos, el 27% se incinera y solo el 47% se compostan o reciclan. Actualmente, el 34% de los residuos de envases, que es el 63% del total de residuos plásticos en Europa, se recicla. El desperdicio de alimentos representa 47 millones de toneladas en Europa, de los cuales se podría evitar el 80%. Por lo tanto, es necesario mejorar esta tendencia en los municipios europeas. Con esta finalidad, están trabajando los dos proyectos europeos: Waste4Think y PlastiCircle que brindan algunas soluciones interesantes.

Ambos proyectos utilizan tecnologías de identificación por radiofrecuencia para monitorizar las fracciones de desechos a nivel doméstico. En relación con el transporte, ambos proyectos utilizan el internet de las cosas (IoT) para optimizar el servicio de recogida de datos en función del nivel de llenado o el peso de los contenedores, GPS y etiquetas, así como el tráfico y el comportamiento de conducción. Por lo tanto, se minimiza la huella de CO2 (que también se calcula) y los recursos utilizados para la recolección (horas / persona / gasolina / amortización de vehículos).

Los dos proyectos están creando oportunidades para nuevos modelos de negocios. Un buen ejemplo es el programa de recompensa de “puntos ecológicos” para una buena clasificación de los materiales reciclables. Está orientado a penalizar el mal comportamiento de los ciudadanos y tiene la ventaja de que es voluntario, por lo que puede implementarse gradualmente ya que no requiere el bloqueo de los contenedores de recolección.

Puede consultar el artículo en la página web de la Agencia EASME.

Para más información sobre el proyecto Waste4Think, consulte esta página.