Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
28 enero 2020Campus Bilbao

La Universidad de Deusto celebra la culminación de los estudios de sus más de 1.604 nuevos titulados

La Universidad de Deusto comenzó el día 28 de enero, y con motivo de la festividad de su patrono Santo Tomás de Aquino, las fiestas de investidura de los alumnos que culminaron sus estudios oficiales durante el curso 2018-2019 en las distintas Facultades en los campus de Bilbao y San Sebastián y en la Escuela Universitaria de Magisterio “Begoñako Andra Mari”.

Han sido un total de 1.604 alumnos los egresados en los diferentes estudios. De este total, 172 pertenecen a Derecho; 4 a Teología; 480 a Psicología y Educación; 352 a Ciencias Económicas y Empresariales, 352 a Ciencias Sociales y Humanas; 103 a Ingeniería; 4 al Instituto Superior de Ciencias Religiosas y 137 a la Escuela Universitaria de Magisterio “Begoñako Andra Mari”. A estos nuevos titulados, hay que añadir los 40 nuevos Doctores que defendieron su tesis doctoral durante el pasado año 2019.

En este acto académico, además de la investidura de los nuevos titulados de la Facultad de Teología y de los nuevos Doctores, se ha entregado a los estudiantes más brillantes los Premios Extraordinarios Fin de Carrera UD, los Honors Program y los Premios Fundación Mendieta y Lambarri. Asimismo, María Díez Cirarda, del programa de doctorado en Psicología, ha recibido el Premio Extraordinario Ignacio Ellacuría a la mejor tesis doctoral por su trabajo "Cerebral correlates of mild cognitive impairment and brain changes related to cognitive rehabilitation in Parkinson's disease ". La jornada también ha servido para homenajear a profesores y colaboradores que este año ha culminado su trabajo en Deusto.

Palabras del rector José María Guibert

El rector José María Guibert ha dedicado esta jornada festiva para ‘pensar en alto’ sobre algunos de los retos que tenemos. Es consciente del entorno cambiante en el que vivimos y en el que somos testigos de muchos frentes de los que surgen nuevas demandas y peticiones y, por ello, cree que hoy más que nunca hemos de reflexionar, casi permanentemente, sobre el modelo de universidad, la forma de proponer procesos de aprendizaje, el sentido de la investigación, la organización interna…

En este nuevo escenario, las carreras profesionales cambian más rápido que antes y la economía del talento se va asentando. Aumentarán las formas de aprendizaje a lo largo de la vida y los profesionales serán y seremos también estudiantes que amoldamos la educación a lo que necesitamos para nuestro trabajo. Pero los aprendizajes cambiarán en formato y viene el aprendizaje “self-service” donde hay más agentes que proveen formación. Muchos piensan que lo normal en la próxima década será el aprendizaje digital y virtual. “Los grados online, las herramientas de inteligencia artificial y los aparatos inteligentes serán parte de la educación. Harán las cosas más fáciles y las personas se implicarán más en los procesos educativos”, ha explicado.

En algunas zonas del mundo, las mejoras en las capacidades de los trabajadores gracias a la tecnología y automatización de tareas en los trabajos son muy sustanciales. Sin embargo, estas tendencias pueden llevar a dejarnos caer en la novedad por la novedad y la moda, olvidándonos de los objetivos y logros concretos del aprendizaje. A esto se suman las críticas hacia las instituciones educativas que señalan que “no te prepara para el trabajo” o la aparición de jóvenes que comienzan a pensar que “puedes ir bien en la vida sin un grado universitario”. “Son pocos, pero tenemos que seguir demostrando con los hechos que aprender en la universidad es un valor”, ha señalado el rector Guibert.

Por ello, asegura que, aunque tenemos la confianza de muchos, el entorno y nuestra ética profesional nos piden seguir haciendo las cosas bien, y seguir renovándonos, porque estamos en “tiempos de cambios, de muchos cambios”. En este sentido, el rector ha recordado que en siete años se han introducido en Deusto diez nuevos grados, una veintena de nuevos másteres universitarios, muchos títulos propios nuevos que acompañan a los grados, nuevos formatos bilingües y trilingües, decenas de nuevos cursos de formación continua o executive; hay doce programas combinados o dobles grados en los dos campus; también nuevos programas combinados en másteres, nuevos programas ‘in company’…

Agilidad, flexibilidad y tranversalidad

Y el nivel de cambio probablemente no va a ceder. Aun así, José María Guibert recuerda que somos pequeños y que no podemos llegar a todos los frentes que se abren. A su juicio, lo importancia de que “siempre tengamos frentes abiertos, y que no se nos dejen de abrir. La clave está en discernir las cosas, estar siempre disponibles y acertar en los cambios”. Al respecto, el rector considera que hemos de tener dos principios principales: por un lado, la agilidad o flexibilidad; y por otro, la transversalidad. Y es que el entorno va a seguir siendo competitivo y cambiante y “hemos de ser capaces de responder adecuadamente a todos los retos”.

Según sus palabras, incluir nuevos formatos en los programas de formación -como vamos a hacer con el nuevo grado en medicina con el método de “aprendizaje basado en problemas”- tiene que ser una constante en el modo de plantear las materias y asignaturas. Los cambios que se están dando son muchos y hay que seguir en esta línea. “Así, cuando rediseñemos nuestros productos formativos hemos de pensar en varios frentes a la vez: idiomas, secuencia de aprendizaje, relación con empresa (prácticas, dualidad), estancias en el extranjero, proyectos y trabajos académicos, formato online o no, horarios, además de la combinación con otros grados”, ha detallado.

Para él, todo ello se ha de hacer con un estilo, un modelo de formación, atendiendo a la Agenda 2030 y a los retos que vienen desde la Compañía de Jesús, porque “no queremos formar personas solo para adaptarse al mundo y triunfar sino para que sean agentes de cambio, hacia una sociedad más justa y sostenible. De esto hablaremos en el Foro internacional que celebramos dentro un mes con Times Higher Education: “Paz y justicia: un reto común para universidades, gobiernos y sociedad civil”, ha adelantado el rector Guibert.

Ha añadido que “esto nos lleva al otro principio, más allá de la flexibilidad, que es la transversalidad”. En su opinión, nos encontramos en una situación en la que hemos de avanzar en considerar nuestra oferta formativa y de investigación, no desde los departamentos y facultades, sino desde la universidad. No solo hay que tener un observatorio para reconocer las nuevas áreas científicas y las nuevas necesidades sociales, sino que internamente hemos de adecuar los procesos que nos lleven a nuevos productos académicos. Por ejemplo, pensar en espacios y tiempos comunes para fomentar el trabajo en equipo o gestionar transversalmente las aulas para que su uso sea más versátil. Todo ello, para que los estudiantes aprendan bien, los profesores enseñen bien y los investigadores hagan progresar bien la ciencia.

Competencias ‘soft skills’

El rector ha seguido su discurso con una reflexión sobre soft skills, las competencias transversales que, según los estudiantes, serán las que nos darán ventajas sobre la automatización. Para José María Guibert, las habilidades que, por ahora, son las más difíciles de automatizar por una máquina son: creatividad, originalidad, la capacidad de aprender, la resolución de problemas, sentido ético. “En Deusto estamos también renovando las competencias transversales de nuestro modelo de formación. Es un proyecto muy ilusionante y nuestra intención es introducir pronto cambios en lo que ya estamos haciendo desde que se implantó el modelo Bolonia”, ha puntualizado.

En la última parte de su intervención, el rector ha recordado a una figura importante en la historia de la ciencia y en la historia de la Compañía de Jesús: Athanasius Kircher, S.J, el personaje que se ha elegido para dar nombre a la red de universidades y centros de estudios superiores de la Compañía de Jesús que se ha constituido en Europa hace dos años.

Este erudito humanista alemán (1601‐1680) –su retrato es uno de los que decora el techo del Paraninfo- fue uno de los científicos de más talla en la historia de la Compañía de Jesús. Su curiosidad intelectual por las más variadas áreas, desde lingüística hasta matemáticas, la dejó patente en una variada producción de libros. Conocido como el “Maestro de las cien artes”, se adentró en novedosos y precursores estudios sobre astronomía, química, botánica, geografía, historia, música, bacteriología y óptica”. Su obra consta de 44 volúmenes. De él se ha dicho popularmente “ser la última persona que sabía todo de todo”. Representante de la cultura barroca y escritor fecundísimo. Escribió cartas en veinte idiomas.

Por su interés pedagógico, se adelantó a su tiempo al dar importancia a la fuerza de la comunicación visual y realizó muchos grabados y dibujos para sus libros. Tenía una creatividad erudita, pero también algo de fantasía y realizaba a veces extrapolaciones imaginarias. Se le recuerda también por sus errores científicos. Pero en positivo, tenía un gran deseo por descubrir, por conocer la naturaleza de las cosas, y por poner matemáticas a todo. Destacan su gran interés por saber, su capacidad crítica y de cuestionar sus propios juicios, su espíritu abierto. Incluso hay un cráter en la luna que lleva su nombre en su memoria (‘cráter lunar Kircher’).

“Sea éste un pequeño recuerdo a este gran personaje, pensador enciclopédico, que lo tenemos aquí presente (Paraninfo de la Universidad de Deusto) y que quiere inspirar con su nombre a nuestra red europea de universidades”, ha finalizado el rector Guibert.

Discurso íntegro 

Resto de investiduras

A partir del 28 de enero, las distintas Facultades celebran sus fiestas de investidura conforme al siguiente calendario: Derecho, el 1 de febrero; Ciencias Sociales y Humanas-Bilbao y Psicología y Educación-San Sebastián, el 8 de febrero; Ingeniería, el 21 y 22 de febrero; Ciencias Sociales y Humanas-San Sebastián, el 22 de febrero; Ciencias Económicas y Empresariales-Bilbao (dobles grados), el 29 de febrero; Psicología y Educación-Bilbao, el 27 y 28 de marzo; Ciencias Económicas y Empresariales-San Sebastián, 28 de marzo; y Ciencias Económicas y Empresariales-Bilbao, el 4 de abril.

 

 

28/01/2020 - Celebración de Santo Tomás de Aquino