Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
13 noviembre 2019Campus Bilbao

Debate sobre las víctimas y la memoria reciente de la violencia en Euskadi: "la sociedad tiene que conocer para reconocer”

El 14 de noviembre se celebra el Día de la Memoria. Con este motivo, y en el marco del acuerdo entre el Gobierno vasco y las universidades, la Universidad de Deusto organizó el 13 de noviembre una mesa redonda en torno a las víctimas y la memoria reciente de la violencia en Euskadi. Con el fin de contribuir a la convivencia, la jornada contemplaba llevar a cabo una reflexión a partir de los informes realizados por el Instituto de Derechos Humanos y el Centro de Ética Aplicada dentro del plan de convivencia y derechos humanos.

Para ello, en la jornada, moderada por Gorka Urrutia, director del Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe (Deusto), se contó con la presencia de víctimas de la violencia que han participado en procesos de construcción de la memoria para la convivencia y dos de los autores de los informes.

José Ramón Intxaurbe, del Instituto de Derechos Humanos Pedro Arrupe, habló de los informes que, por encargo del Gobierno Vasco, el Instituto realizó con el objetivo de trasladar a la sociedad elementos de juicio para construir un relato de la memoria. "Es un derecho y una obligación porque la memoria tiene que ser justa y tener la garantía de la no repetición". Así, ha recordado los informes sobre las personas amenazadas por ETA, las amenazas al colectivo de ertzainas y familiares y otro sobre cómo había afectado la política penitenciaria a los familiares de presos. En todos estos casos, la Universidad hizo una primera aproximación cuantitativa que perseguía que la sociedad fuera consciente de unos hechos y pudiera reflexionar sobre esa violencia padecida.

La Universidad completó estos informes, a través del Centro de Ética Aplicada, con unos estudios más cualitativos a través de la voz de las personas que sufren pues "la memoria o es reparadora o no lo es". En este sentido, Izaskun Saez de la Fuente se refirió al informe sobre la extorsión a los empresarios por parte de ETA, cuyo objetivo era visibilizar el sufrimiento silencioso de más de 10.000 personas. "El delito que sufrieron pasó desapercibido y, de hecho, hablar de él era considerado tabú". Se trataba de una extorsión que, en algunos casos, se heredó de padres a hijos y sobre la que la sociedad no hizo nada. La profesora Saez de la Fuente ha hablado de otro trabajo del CEA, una guía metodológica con herramientas que permiten a las instituciones trabajar sobre su pasado y también del libro, publicado por Deusto, "Memoria y reconciliación" que reconstruye la historia de la Universidad desde la vulneración de los derechos humanos y sus compromisos.

Para Mari Carmen Hernández, estos informes de Deusto socializan el problema de la memoria, son muy importantes para que se conozca la historia y, sobre todo, para los jóvenes que no lo han vivido. Ofrecen una reflexión crítica que sirve de aprendizaje porque deslegitima la violencia y el sufrimiento. En su caso, valora muy positivamente los "Encuentros restaurativos" en los que ella participó en Glencree porque el conocer las historias de sufrimiento de los otros le ayudó a dejar los estereotipos, buscar el acercamiento y la empatía.

"Estoy mentalmente agotado". Así ha comenzado su exposición Iñaki García Arrizabalaga, quien ha contado su experiencia como víctima que comenzó cuando asesinaron a su padre mientras estaba en la Universidad, pasando por momentos de gran odio y resentimiento por lo vivido, hasta un día en el que, gracias al apoyo de gesto por la Paz, decidió cambiar, dejar atrás el odio y comenzar a trabajar por la memoria y la convivencia. "Los 'encuentros restaurativos' me marcaron la vida. Hoy trabajo en el programa Adi-Adian. Y aunque, a veces, pienso que me gustaría recuperar mi vida normal, no podemos permitirnos que más de 50 años de nuestra vida se olviden".

En su opinión, hay que seguir trabajando pues todavía hay muchas incógnitas y cosas que hacer. Tiene dudas sobre si a la sociedad le interesa trabajar por la memoria y cree que a la juventud estos temas no interesan. Su opinión, sin embargo, es que "la memoria sirve para deslegitimar el uso de la violencia por fines políticos". Al respecto, el profesor Itxaurbe defiende que la sociedad "tiene que conocer para reconocer".

Izaskun Saez de la Fuente recordó cómo a la sociedad le costó mucho darse cuenta de lo que ganaba con el fin de la violencia. Fueron años de silencio y mirar hacia el otro lado que cambiaron en los 90, a partir del asesinato de Miguel Ángel Blanco. "La sociedad no se puso en contra desde el minuto cero". De ahí, que asegura que a la pregunta sobre si se han de seguir celebrando actos sobre la memoria, su respuesta es que sí pues "hemos de insistir en que el presente y el futuro no se construye con el olvido del pasado". Y es que, asegura que el desconocimiento de los jóvenes por el tema no se debe a su desinterés sino más bien a que sus padres y abuelos no lo han transmitido, lo han querido olvidar. "Es como un manto de silencio, antes por miedo y ahora, por pasar página". A su juicio es un error porque "la memoria y el relato es un tema de todos. Hay que debatir sobre lo que nos ha pasado. Es un deber para con las nuevas generaciones", afirmó.

En esta misma línea, Mari Carmen considera de gran importancia iniciativas como la celebrada en Deusto para que los estudiantes sepan lo que se ha padecido en las últimas décadas, "Toda la sociedad se ha de implicar pues cuando las heridas no se curan -como en el caso de la Guerra Civil- siguen abiertas". Ha recordado cuando vivió la violencia de persecución y asesinato de su marido por ser concejal del PP, su soledad y abandono de hasta los propios vecinos. "Es muy importante la escucha porque ayuda a no etiquetar a las personas".

Afortunadamente, las cosas han cambiado mucho y ahora, a las Universidad les toca crear y diseminar conocimientos, crear investigaciones... Todo está muy bien y debe popularizarse la garantía de que si se trabaja esa memoria la violencia no se va a repetir. "Se ha de cambiar la lectura de lo que ha pasado y ahí es muy importante el papel de la Universidad en tanto hace un relato de esa historia. Es un reto y desafío", han concluido los ponentes.

13/11/2019 - Mesa redonda “Memorias para la convivencia”