Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
28 enero 2022Campus Bilbao

La Universidad de Deusto celebra la investidura de 104 nuevos doctores y la entrega de premios a sus estudiantes más brillantes

La Universidad de Deusto celebró el 28 de enero la festividad de su patrono Santo Tomás de Aquino con la investidura de titulados de Teología y nuevos doctores de los dos últimos cursos, así como con la entrega de distinciones a los estudiantes más brillantes. Son 104 los doctores que han defendido sus tesis en este tiempo y 31 los que han terminado los estudios teológicos. A todos ellos y a los egresados que culminaron sus grados y posgrados durante estos años de pandemia está dedicado este acto institucional.

La jornada, que va precedida de una eucaristía en la Capilla Gótica, se inició con la entrega de los Premios Extraordinarios Fin de Carrera UD, Honors Program, Fundación Mendieta y Lambarri y el Premio Extraordinario Ignacio Ellacuría a la mejor tesis doctoral que ha recaído en Olaia Lucas Jiménez, por su trabajo titulado: “Structural and functional brain changes of cognitive and other nom-motor dysfunctions in idiopathic and genetic parkinson’s disease”. A continuación, se homenajeó a los profesores eméritos, profesores y colaboradores jubilados, para seguir con las investiduras de los nuevos teólogos y doctores, y las palabras del rector José María Guibert.

Formar doctores

La capacidad de formar doctores es lo que distingue a las universidades de otros centros de estudios superiores. Con ese adiestramiento, las universidades introducen a los doctorandos en la labor propiamente científica: investigar y generar nuevo conocimiento al servicio de todos. “Realizamos investigación original o propia en vez de solo divulgar conocimientos que otros han generado y formulado”, ha explicado el rector José María Guibert, y, de este modo, “con la investidura de doctores celebramos hoy, no solo el éxito de unas docenas de personas y sus tutores, sino el trabajo académico de toda la universidad de Deusto”.

Para el máximo responsable de la Universidad, formar doctores, postgraduados o graduados requiere de instituciones fuertes, bien organizadas, con un fin claro, y personas implicadas. En su opinión, “una institución como una universidad no puede subsistir si no hay personas que buscan el bien común. El bien común en sentido doble: el bien común de la sociedad en su conjunto, y el bien común, digamos, interno, el que se preocupa por el conjunto de la institución y por todas sus personas implicadas”.

Al respecto, el rector Guibert considera que tenemos el reto de comprometernos a algo más grande que uno mismo. A su juicio, en este tiempo de modernidad líquida, tenemos miedo a los compromisos y, por ello, en una sociedad de posibilidades infinitas, se ha de reforzar el compromiso con algo. El objetivo es, citando a autores como Pete Davis, “que los jóvenes y los mayores reconecten con las instituciones y con las relaciones humanas y sociales que realmente importan y puedan construir un mundo mejor”.

El superpoder de la profundidad

Tal y como ha indicado el rector de Deusto, los premiados o investidos en la jornada de hoy han puesto el foco durante varios años en sus estudios. Ahora, José María Guibert les anima a que encuentren en la vida nuevos focos y que sigan “buceando en la alegría de la profundidad”. “La profundidad es tu superpoder. Si eres especialista en algo, desde ahí aportas luz a muchas áreas. Si vas por la superficie siempre, poco aportas”. Ha añadido que la profundidad hace extraordinario lo ordinario y que esto vale para el trabajo, y para la vida. “Incluso, en el mundo actual en el que es fácil perder el foco, los que se comprometen resultan los más admirables y exitosos”, ha concretado.

Un ejemplo en esta línea se puede ver, según ha señalado José María Guibert, en el contexto eclesial. Así, ha citado la “sinodalidad” (asamblea deliberativa), impulsada por el papa Francisco en las casi 3.000 diócesis de todo el mundo, para aportar reflexión e ideas nuevas sobre tres ámbitos: comunión, participación, misión. Otro ejemplo, se encuentra en la misma universidad, en la que se ha abierto un proceso de reflexión para el siguiente plan estratégico y que se trata de una ocasión de pensar juntos cómo se quiere avanzar como servicio universitario.

Relacionado con este tema, el rector ha recordado a San Ignacio quien, tal y como ha dicho, lo tenía claro: “de todo lo que fue descubriendo en la vida, concluyó que su regla de oro para un mundo mejor era salir del propio amor, querer e interés. Una conversión personal e institucional, como fomenta también el año ignaciano en el que estamos metidos. Algo muy personal, profundo y con muchas derivadas. Salir del propio amor, querer e interés, que está unido a palabras que hoy se emplean más: compromiso, participación y dedicación.

Por todo ello, para el rector José María Guibert: “Mirar al patrono de la universidad -Santo Tomás de Aquino- es buscar sentido y profundidad. Formar doctores, preparar productos académicos nos da sentido. Participar en algo que no da aplauso inmediato da sentido a una vida. Si, como compromiso, vives motivado desde la profundidad, aunque la recompensa externa no sea inmediata, ves sentido a lo que haces”.

Palabras del rector


Semanas de graduaciones

Desde finales del año pasado, la Universidad de Deusto está celebrando los distintos actos de graduación que quedaron pendientes por la Covid. De este modo, tanto las promociones de la ‘pandemia’ como las más recientes irán teniendo sus fiestas de investidura durante las próximas semanas.

Reportaje fotográfico

 

28/01/2022 - La Universidad de Deusto celebra la investidura de 104 nuevos doctores y la entrega de premios a sus estudiantes más brillantes