Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Intervención y Mediación con Menores en Situación de Desprotección y/o Conflicto Social

Salidas profesionales

Labor profesional

Tras cursar el Máster los ámbitos de intervención donde desarrollar la labor profesional se dividen en dos campos:

  • Menores en situación de desprotección
  • Menores en situación de conficto social

En el primer caso la intervención se enmarca en lo que se denomina sistema de protección que requiere programas y dispositivos sociales que permitan dar respuesta a las necesidades que se plantean y posibiliten la aplicación de las medidas preventivas o protectoras que garanticen los derechos y bienestar de los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en situación de vulnerabilidad, riesgo o desprotección.
Teniendo en cuenta la problemática planteada y las posibilidades de actuación, se pueden clasificar esos programas y dispositivos, donde trabajarían los futuros máster, en los siguientes niveles de intervención:

  • Los que atienden al menor en su medio natural, evitando la separación de éste de su familia y su entorno, actuando en el medio en que vive, directamente allí donde se producen los problemas: preservación familiar, servicios de punto de encuentro, Centros de Salud Mental Infanto-Juvenil, servicios de intervención comunitaria, prevención de conductas de riesgo en el ámbito educativo (drogodependencias, mediación en conflictos, educación sexual, bullying)
  • Los que implican separación de la familia biológica y adopción de medidas alternativas de carácter familiar, procurando la salida del menor de su medio, de manera temporal o definitiva, y ofreciéndole un medio familiar alternativo que garantice su desarrollo en condiciones normalizadas: acogimiento familiar, adopción.
  • Los que implican separación de su familia e internamiento en centros, para proteger al menor de un daño o riesgo mayor y en tanto se resuelve la situación que los provoca, tratando de que su aplicación sea siempre temporal y procurando en todo caso la reinserción del menor a su medio natural: acogimiento residencial en hogares funcionales, centros para menores extranjeros no acompañados.

En lo que respecta a la segunda situación se consideran menores en situación de conflicto social aquellos que, como consecuencia de su grave inadaptación al entorno familiar y educativo en el que se desarrollan, pueden llegar a provocarse daños a sí mismos, causar perjuicios a terceros, o haber cometido algún tipo de falta o delito. Estas situaciones de dificultad social en la que se encuentran los menores reciben distintas denominaciones como menores en conflicto con conductas de alto riesgo social, o con problemas de conducta o con conductas inadaptadas. En estos casos los dispositivos con los que se lleva a cabo la intervención son:

  • Acogimiento residencial en centros para menores con problemáticas conductuales
  • Centros de cumplimientos de medidas judiciales en régimen cerrado, semiabierto o de fin de semana
  • Centros de intervención en violencia filio-parental.
     

Salidas profesionales

Labor profesional

Tras cursar el Máster los ámbitos de intervención donde desarrollar la labor profesional se dividen en dos campos:

  • Menores en situación de desprotección
  • Menores en situación de conficto social

En el primer caso la intervención se enmarca en lo que se denomina sistema de protección que requiere programas y dispositivos sociales que permitan dar respuesta a las necesidades que se plantean y posibiliten la aplicación de las medidas preventivas o protectoras que garanticen los derechos y bienestar de los niños, niñas y adolescentes que se encuentren en situación de vulnerabilidad, riesgo o desprotección.
Teniendo en cuenta la problemática planteada y las posibilidades de actuación, se pueden clasificar esos programas y dispositivos, donde trabajarían los futuros máster, en los siguientes niveles de intervención:

  • Los que atienden al menor en su medio natural, evitando la separación de éste de su familia y su entorno, actuando en el medio en que vive, directamente allí donde se producen los problemas: preservación familiar, servicios de punto de encuentro, Centros de Salud Mental Infanto-Juvenil, servicios de intervención comunitaria, prevención de conductas de riesgo en el ámbito educativo (drogodependencias, mediación en conflictos, educación sexual, bullying)
  • Los que implican separación de la familia biológica y adopción de medidas alternativas de carácter familiar, procurando la salida del menor de su medio, de manera temporal o definitiva, y ofreciéndole un medio familiar alternativo que garantice su desarrollo en condiciones normalizadas: acogimiento familiar, adopción.
  • Los que implican separación de su familia e internamiento en centros, para proteger al menor de un daño o riesgo mayor y en tanto se resuelve la situación que los provoca, tratando de que su aplicación sea siempre temporal y procurando en todo caso la reinserción del menor a su medio natural: acogimiento residencial en hogares funcionales, centros para menores extranjeros no acompañados.

En lo que respecta a la segunda situación se consideran menores en situación de conflicto social aquellos que, como consecuencia de su grave inadaptación al entorno familiar y educativo en el que se desarrollan, pueden llegar a provocarse daños a sí mismos, causar perjuicios a terceros, o haber cometido algún tipo de falta o delito. Estas situaciones de dificultad social en la que se encuentran los menores reciben distintas denominaciones como menores en conflicto con conductas de alto riesgo social, o con problemas de conducta o con conductas inadaptadas. En estos casos los dispositivos con los que se lleva a cabo la intervención son:

  • Acogimiento residencial en centros para menores con problemáticas conductuales
  • Centros de cumplimientos de medidas judiciales en régimen cerrado, semiabierto o de fin de semana
  • Centros de intervención en violencia filio-parental.