This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept
02 June 2021Bilbao Campus

Deusto participa en la II edición de la Carrera de Cascabeles Virtual de la ONCE para experimentar de primera mano la navegación a ciegas

El Salón de Actos de la Delegación Territorial de la ONCE en Bilbao acogió el pasado 2 de junio la II Carrera de Cascabeles Virtual “Por una sociedad inclusiva”, en la que participaron el alcalde de Bilbao Juan Mª Aburto junto a varias personas representantes de la Universidad de Deusto, BBVA, Petronor y la Oficina de Turismo de Bilbao.


El objetivo de la misma fue experimentar junto a cinco personas ciegas de la ONCE Euskadi las limitaciones diarias que enfrentan los usuarios con problemas visuales o invidentes al tener que realizar una navegación por páginas web y aplicaciones.

En este sentido, los participantes navegaron por las páginas web de las entidades que representan portando un antifaz que apenas les permitía ver. Una práctica que, indudablemente, puso en evidencia la necesidad de lograr entornos accesibles e inclusivos en el ámbito de las nuevas tecnologías, que se han vuelto indispensables para la actividad laboral, escolar y para mantener las relaciones sociales.

Desde la Universidad de Deusto navegaron junto a Alazne Olabarria, afiliada a la ONCE, Maitane Cortés (Unidad Deusto Online); Roberto Sagastuy (Dirección de Comunicación y Marketing); Xiomara Martínez (Servicio de Acción Social e Inclusión); y Nekane Peña (Servicio Informático).


Una carrera que alerta sobre las brechas digitales

Esta acción tradicional de la ONCE pretende alertar sobre la brecha digital a la que deben enfrentarse las personas ciegas a diario, y que se está viendo agravada por la pandemia, ya que la utilización de las nuevas tecnologías se ha disparado en un periodo de tiempo muy corto, lo que ha requerido de una optimización y adaptación inmediata, y en algunos casos, de una forma un tanto precaria.

Por todo ello, desde la ONCE alertan de que las nuevas tecnologías deben ser diseñadas incluyendo las herramientas necesarias para la diversidad de los usuarios, garantizando su accesibilidad para estudiar, trabajar o realizar los trámites necesarios para la vida cotidiana.