This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept
23 November 2021Bilbao Campus

Informe de Competitividad del País Vasco 2021: Orkestra pone el foco en un desarrollo económico y de bienestar equilibrado

Las consecuencias socio-económicas de la pandemia y la necesidad de abordar las transiciones verde, digital y demográfico-social requieren que los análisis de competitividad incorporen dimensiones que vayan más allá del progreso económico. El Informe de Competitividad 2021, elaborado por Orkestra-Instituto Vasco de Competitividad con la colaboración del Grupo SPRI, propone un marco que incorpora nuevas dimensiones esenciales a la hora de identificar las claves de la competitividad al servicio del bienestar inclusivo y sostenible en el País Vasco.

El Informe de Competitividad 2021 analiza cómo se sitúa el País Vasco en términos de bienestar, cómo evoluciona su desempeño económico-empresarial y cuáles serán las palancas para su competitividad futura. El análisis ha sido presentado hoy ante los medios por el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert; el presidente de Orkestra, Iván Martén Uliarte, la directora del Instituto, Mari Jose Aranguren, y la investigadora sénior, Susana Franco.

Según Guibert, la universidad tiene que servir a la sociedad “aportando un conocimiento construido a partir del pensamiento crítico social y humano” y en ese sentido, Orkestra es una de las herramientas de la Universidad de Deusto al servicio de la sociedad vasca.

Por su parte, Martén ha destacado que, en un escenario de alta incertidumbre como el actual, el mayor desafío del País Vasco cara al futuro es “fortalecer aun más su estrategia de competitividad alineándola con los grandes retos sociales, de forma que supongan también una oportunidad de desarrollo sostenible del territorio de cara a la próxima generación”.

Aranguren ha asegurado que el nuevo marco de competitividad “está adaptado a los retos actuales que afrontan tanto el País Vasco como otros territorios para alcanzar una competitividad al servicio del bienestar y servirá para orientar la agenda de investigación de Orkestra”.

Resultados de bienestar y económico-empresariales de la CAPV

Las consecuencias socio-económicas de la pandemia y la necesidad de abordar las tres grandes transiciones (verde, digital y demográfico-social) requieren incorporar en los análisis de competitividad dimensiones que vayan más allá del progreso económico. Por eso, Orkestra propone un nuevo marco que incorpora una serie de dimensiones esenciales a la hora de identificar las claves de la competitividad al servicio del bienestar en el País Vasco.

El análisis de esas dimensiones realizado por Orkestra muestra una imagen positiva del bienestar en Euskadi, principalmente en lo que respecta a la satisfacción con la vida, el aprendizaje y la salud, e identifica algunos aspectos a seguir trabajando en especial relacionados con el empleo y el medioambiente:

- La población vasca muestra una alta satisfacción con la vida social y material. A pesar de la pandemia, la satisfacción con la vida en la CAPV experimentó una ligera mejora (7,5 en 2020 frente a 7,4 en 2018). La confianza en las personas también ha progresado en los últimos años y se encuentra a la par de las regiones de referencia, elemento importante para las dinámicas de cooperación necesarias para las transiciones. En lo que respecta a la vida material, la renta mediana equivalente (22.638€ PPA) es alta en comparación con la media de la UE-27 (17.325€ PPA). Además, está creciendo en los últimos años, situándose casi a la par de la de Alemania (22.693€ PPA).

- El País Vasco destaca en el aprendizaje a lo largo de la vida y la proporción de la población con educación superior (secundaria alta o terciaria) ha tenido una evolución positiva, lo que ha permitido reducir, desde el año 2013 (con un salto importante entre 2019 y 2020), de forma significativa la diferencia en este indicador con las regiones de referencia en Europa.

- En lo que respecta a la salud, la esperanza de vida al nacer se encuentra por encima de la del resto de territorios analizados (84 años en la CAPV, 81,3 en Alemania y la UE27), y el estado de salud autopercibido se sitúa por encima de la media europea y alemana (72,1, 68,6 y 65,5 respectivamente).

- La tasa de desempleo ha mejorado encontrándose por debajo del 10% tanto en 2019 como en 2020. Pese a ello, continúa habiendo un recorrido de mejora si la comparamos con la media de la UE-27 (7,1%) y otras regiones europeas industriales de referencia como Baden-Wurtemberg y Alta Austria. Generar empleo de calidad, sobre todo para las personas jóvenes, sigue siendo un reto crítico en el País Vasco.

- En lo que respecta al medioambiente, ha habido mejoras en términos de calidad del aire, pero hay que seguir mejorando en las emisiones de gases de efecto invernadero. Pese a haber mejorado en los años anteriores, la tasa de reciclaje queda por detrás de la media europea. La necesidad de acelerar la transición verde es un reto global, por lo que mejorar el desempeño en esta dimensión a través de iniciativas como el Pacto Verde Europeo o el Basque Green Deal es fundamental.

- Finalmente hay retos importantes en lo que respecta a la inclusividad ya que los indicadores muestran una brecha de género que desfavorece a las mujeres en términos de sensación de seguridad y salarios. La valoración media de seguridad de las mujeres era un 22% inferior a la de los hombres y el salario un 9,5% más bajo.

La estrategia territorial centrada en la industria llevada a cabo en el País Vasco en las últimas décadas ha dejado al territorio en una buena posición para afrontar la crisis provocada por la COVID-19. De hecho, a pesar de la pandemia, el País Vasco sigue encontrándose entre las regiones de Europa con mayor nivel de PIB per cápita y menor nivel de población en riesgo de pobreza o exclusión social. Concretamente, en las posiciones 29 y 26, respectivamente, entre más de 200 regiones de la UE.

Sin embargo, aunque las bases de competitividad de la región están bien consolidadas, los resultados económico-empresariales muestran el impacto de la pandemia y permiten identificar varios elementos a tener en cuenta para la recuperación:

- La productividad por hora trabajada en la industria manufacturera es más alta en la CAPV (42,6€/hora) que en España (33,4€/hora) y que en la UE-27 (37,6€/hora), pero continúa habiendo una debilidad respecto a Alemania (50,7€/hora) y las regiones de referencia.

- El coste laboral unitario (CLU) del País Vasco está por debajo del de los otros territorios de referencia. Sin embargo, en el sector manufacturero se sitúa por encima de España y la UE-27 por primera vez desde 2017.

- La innovación en las pymes ha mejorado (en 2018 el 39,9% de ellas realizaba algún tipo de innovación) pero aún hay camino por recorrer en comparación con la media europea (49,2%). El informe subraya la importancia de aumentar la capacidad innovadora de las empresas en el contexto especifico de las transiciones las cuales demandan nuevas combinaciones de innovaciones en producto y proceso.

En resumen, la pandemia ha tenido un importante impacto negativo en la rentabilidad empresarial, por lo que será importante mantener la competitividad de las empresas a través de aumentos en la productividad, y sobre todo fomentando la innovación en el contexto de las grandes transiciones.

Explorando las palancas de competitividad de Euskadi

Como novedad, el informe de este año incorpora el análisis de seis palancas dinámicas que señalan hacia dónde se deben enfocar las estrategias y políticas para generar mejoras tanto en la competitividad empresarial como en el bienestar. En cada una de ellas el informe identifica fortalezas del País Vasco y algunos de los retos que deberá afrontar.

1.Capital natural: el peso de la industria en la economía vasca y su elevado consumo energético hacen que el principal reto en este ámbito sea avanzar de forma ordenada para conseguir cero emisiones netas con el menor impacto social. Sin embargo, la transición energético-medioambiental también genera oportunidades para el tejido empresarial. Se están desarrollando cadenas de valor muy competitivas en áreas del sector energético como las energías renovables y ha crecido el empleo en el sector medioambiental, pasando de suponer el 1,7% del total del empleo en 2015 al 2,3% en 2019. Además, otros sectores emergentes como el almacenamiento energético e hidrógeno ofrecen grandes oportunidades de crecimiento en los próximos años.

2.Capital físico: la CAPV cuenta con una importante cultura de inversión industrial. La proporción de inversión en maquinaria y bienes de equipo ha seguido creciendo y desde 2014 supera los valores de Alemania. En 2020 suponía un 36,8% de la Formación Bruta de Capital Fijo en el País Vasco frente al 32,3% en Alemania. El empleo en sectores de bienes de equipo también está aumentando. No obstante, en general los niveles de inversión han descendido respecto al PIB y se hace necesario recuperar niveles más elevados previos a la crisis de 2008.

3.Financiación: las empresas vascas cuentan con un perfil altamente capitalizado, con un mayor peso del patrimonio neto que las españolas y europeas. Además, las administraciones públicas vascas llegaron a la pandemia con unas arcas saneadas. Aún así, la recuperación económica va a requerir tanto poder hacer uso de los recursos financieros internos como una mayor atracción de fondos del exterior. El stock de Inversión Extranjera Directa (IED) hacia el exterior de las empresas vascas es elevado, pero hay cierta dificultad en atraer inversión del extranjero.

4.Conocimiento: el País Vasco muestra avances en la transformación digital y ha ido ganando posiciones respecto a otros países europeos. Por el contrario, el gasto en I+D sobre el PIB es inferior a la media europea. El desafío será reforzar este componente, orientando la I+D hacia los retos y las oportunidades de las tres transiciones, para poder seguir avanzando en los resultados de innovación y aumentar la competitividad empresarial.

5.Capital humano: reforzar el aprendizaje en los ámbitos ligados a las transiciones será fundamental para fomentar el empleo y mejorar las tasas de actividad, particularmente entre las mujeres y las personas jóvenes. En el lado positivo, el País Vasco sigue destacando con respecto a la media europea en el aprendizaje a lo largo de la vida (13,1% en el País Vasco frente al 9,2% en la UE27), indicador clave en un entorno laboral muy cambiante. Un ejemplo de ello son los importantes esfuerzos en la implantación de la formación dual para fomentar la empleabilidad.

6.Capital social e institucional: el nivel de cooperación empresarial de la CAPV está por encima de la media europea y de Alemania. Esta cultura de cooperación es algo que ha sido fomentado durante muchos años a través de la política clúster y otras iniciativas a distintos niveles administrativos, y constituye una fortaleza importante para reforzar la innovación. El desafío de cara al futuro será apalancar ese nivel de colaboración e implicar a otros agentes para abordar proyectos ambiciosos relacionados con los retos y oportunidades de las transiciones.

En definitiva, el informe muestra un territorio que ha alcanzado altos niveles de satisfacción con la vida y un buen desempeño económico-empresarial. El diagnóstico de las palancas de competitividad aporta pistas sobre dónde se deben enfocar las estrategias y políticas para provocar mejoras, tanto en la competitividad económico-empresarial (sobre todo en la productividad a través de innovación), como en su manifestación en el bienestar (sobre todo en empleo, medioambiente e inclusión).

Presentación en el Kursaal

La presentación del informe se realizará el 24 de noviembre en la Conferencia de Competitividad que tendrá lugar en el Kursaal (Donostia-San Sebastián) a las 16:00. El evento contará además con una ponencia de Andrés Rodríguez-Pose, Profesor de la London School of Economics, sobre las políticas de innovación en Europa y un diálogo en el que participará la Consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia. 

Acceso al informe completo.

Reportaje fotográfico de la rueda de prensa.