This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept
23 June 2022Bilbao Campus

Deusto se suma al dolor por los asesinatos de los dos jesuitas en México

La provincia jesuita de México ha informado del asesinato de Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J., en la comunidad de Cerohuachi. La realidad de la muerte de compañeros por su presencia y su defensa de la justicia en distintos contextos sigue siendo hoy una alerta, una llamada y una profecía viva.

Desde Unijes nos unimos a toda la Compañía, en oración y con esperanza, ante el cruel asesinato de estos dos compañeros jesuitas.

Comunicado del Provincial de México

«Con profundo dolor y sentimiento de angustia les informo que en la tarde del 20 de junio, en Cerocahui, Tarahumara, fueron asesinados los padres jesuitas Javier Campos SJ y Joaquín Mora SJ cuando intentaban defender a un hombre que buscaba refugio en la iglesia y que era perseguido por una persona armada.

Esto sucedió en el contexto de la violencia que vive este país.

En este momento, estamos trabajando con las autoridades federales y estatales para garantizar la seguridad de nuestros hermanos jesuitas Esteban Cornejo SJ, Jesús Reyes SJ y Jesús Zaglul SJ, y del equipo pastoral de la parroquia.

Condenamos públicamente esta tragedia y exigimos una pronta investigación y seguridad para la comunidad. Los mantendremos informados sobre las próximas acciones que como Provincia Jesuita Mexicana estaremos tomando.

Les pido que se unan a nosotros en la oración por ellos».

Luis Gerardo Moro Madrid SJ – Provincial, Jesuitas de México

Declaración del Padre Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús

«Estoy conmocionado y triste por esta noticia. Mis pensamientos y oraciones están con los jesuitas de México y las familias de los hombres. Tenemos que parar la violencia en nuestro mundo y tanto sufrimiento innecesario».

Concédeles el descanso eterno, Señor, y haz que la luz perpetua brille sobre ellos.

Que sus almas y las de todos los fieles difuntos por la misericordia de Dios, descansen en paz.

Amén