This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept
20 October 2020Bilbao Campus

Se celebran los encuentros sobre Transición Energética: “La transición energética debe ser justa, eficiente e inteligente"

Deusto Business School, a través de Deusto Asuntos Globales - World Affairs & Strategic Issues, y la Fundación Repsol celebró los días 21 y 22 de de octubre, las primeras jornadas del nuevo ciclo de encuentros sobre “Transición Energética y Urbana. Movilidad Sostenible e Inteligente” cuyo objetivo era contribuir a un proceso progresivo de reflexión colectiva y construcción de conocimiento sobre la sostenibilidad. El encuentro se realizará de manera telemática. 

Las jornadas se abrieron con la participación del rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, de la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, del lehendakari del Gobierno Vasco, Íñigo Urkullu, y del presidente de Repsol, Antonio Brufau, quien durante su intervención señaló que “la transición energética debe ser justa y construirse a partir de las fortalezas de la industria española, apoyada en la neutralidad tecnológica y que permita implementar un nuevo modelo eficiente inteligente”. En su opinión, se debe evitar, asimismo, “excluir mediante leyes, decretos o ideologías, a sectores o tecnologías y, por el contrario, la transición energética debe basarse en fortalecer nuestras industrias ya existentes”.

Así, se manifestó durante su intervención, que estuvo precedida por las palabras de apertura del rector José María Guibert, quien manifestó que para la Universidad de Deusto la sostenibilidad en todas sus acepciones constituye un elemento crucial de nuestro ideario y trabajo diario. En su opinión, en estos tiempos tan complejos y, más aún bajo el efecto de la pandemia del Covid-19, la transición energética no debe perder de vista nunca la idea de que su fin último es la articulación de un sistema energético sostenible desde los puntos de vista económico, medioambiental y social. Recordó, asimismo, que el País Vasco se erige hoy como territorio, no sólo pionero en el ámbito tecnológico e industrial, un ecosistema de Industria 4.0, sino que está plenamente comprometido con el proceso de transición energética.

Transformación y estrategia energética

En la inauguración de estos encuentros, también intervino la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, quien afirmó que la transformación de nuestro sistema energético es un gran desafío que tenemos por delante, al tratarse de una transformación que tiene acepciones muy distintas y que incluye desde los espacios urbanos a la movilidad y a nuestros hogares. A continuación, participó el lehendakari del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu, el cual anunció su intención de actualizar la estrategia energética Euskadi 2030 que tendrá, según explicó, tres objetivos: aumentar la eficiencia energética, incrementar el uso de energías renovables y profundizar en la estrategia vasa de investigación energética. Según él, la transición energética es una de las claves de futuro para Euskadi y toda Europa y, al igual que Antonio Brufau, considera que la movilidad sostenible e inteligente forma parte de la economía del futuro. Terminó su intervención asegurando que la estrategia energética es una prioridad para una Euskadi más verde, más digital y más inclusiva.

En su discurso, el presidente de Repsol añadió que, aunque hay que reconocer los beneficios de los vehículos eléctricos, también debe tenerse en cuenta que frente a lo que se cree muchas veces, no son cero emisiones, porque no hay que medir solo las que salen del tubo de escape, sino las de todo su circuito de producción. Además, recalcó la importancia de que las tecnologías ya maduras, que continúan en progresiva descarbonización, como la de los motores cada vez más eficientes en vehículos de combustión de bajas emisiones y los biocombustibles avanzados, puedan coexistir con las nuevas tecnologías eléctricas y renovables.

Antonio Brufau insistió en que se debe ir hacia una transición en la que no se deje fuera a los más vulnerables y que proteja a la industria española. Añadió que hoy en día alcanzar la descarbonización está en nuestras manos. Ha recordado, igualmente, que debemos ir hacia una transición inteligente y justa en la que se tengan en cuenta las mejores fuentes de energía que, como el hidrógeno, pueden ser altamente eficaces. También, hizo hincapié en la importancia de no duplicar infraestructuras, sino de utilizar las ya existentes y reiteró que debemos ir hacia una descarbonización en el menor tiempo posible.

Seguidamente, se abrieron las ponencias y mesas redondas que durante dos días protagonizaron diferentes agentes implicados en la transición energética y urbana, provenientes del sector público y del sector privado, y con atención particular a los distintos ámbitos en los que se tiene que dar forma a una movilidad genuinamente sostenible e inteligente, en particular al de las ciudades como puntas de lanza de este proceso. Entre los temas de debate se encuentran los nuevos paradigmas políticos, regulatorios, económicos, productivos y sociales, y los correspondientes desafíos que superar, para alcanzar este objetivo en el corto, medio y largo plazo.

Los expertos de la primera jornada fueron Ivan Marten, presidente de Orkestra Instituto Vasco de Competitividad; Mariano Marzo, director de la Cátedra Transición Energética de la Fundación Repsol-Universitat de Barcelona; María José Rallo, secretaria general de Transportes y Movilidad; Javier Zarraonaindia, viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco; Javier Rodríguez, director General de Cidetec; Fernando Palacín, director gerente de la Fundación Hidrógeno Aragón; y Arancha García, directora del Área Industrial y de Medio Ambiente de ANFAC.

Clausura

La clausura, el jueves, 22 de octubre, corrió a cargo de Juan María Aburto, alcalde de Bilbao, Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Emiliano López Atxurra, presidente de Petronor, y Álvaro de la Rica Aspiunza, decano de Deusto Business School.

En su intervención, Emiliano López Atxurra aseguró que “las ciudades han sido y serán el motor de la energía y el motor de la transición energética. Sin ciudades no hay espacio de materialización”. En su opinión, la energía no se puede contemplar sin una base geopolítica o una base política e industrial y la transición energética es igual a unión energética europea porque “no hay energía sin ciudades”. Para él, el espacio urbano es el teatro de operaciones porque cuando empezó el consumo energético masivo, las empresas del XIX eran empresa muy cerradas y la escalabilidad fue como consecuencia del consumo masivo de energía. Por ello, se hace necesario hablar del marco regulatorio necesario para que se pueda materializar la transición energética: “no es posible que se hable de transición energética sin tocar una coma del marco regulatorio que corresponde al siglo XX y no al XXI”, manifestó y añadió que se requieren marcos legislativos diferentes.

Emiliano López Atxurra considera que “transición energética es igual a transición urbana” y que no hay transición energética sin políticas públicas locales. Asegura que el sistema local es clave y que lo global y lo local se han de integrar en la transición energética en las ciudades. En este escenario, el responsable de Petronor indicó que Bilbao es un referente en el sistema de ciudades europeas.

El acto de clausura estuvo precedido por dos mesas redondas. En la primera de ellas representantes de empresas como Irizar, Alsa, TMB (Transporte Metropolitano de Barcelona) e IBIL expusieron sus respectivas experiencias y puntos de vista sobre las mejores fórmulas para abordar la transición energética desde las empresas de movilidad. En la segunda, “Las ciudades como actores de la transición energética”, se contó con las opiniones de la alcaldesa de Santander, Gema Igual; del coordinador de Políticas de Movilidad, Medio Ambiente, Regeneración Urbana y Desarrollo Saludable en el Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil Invernón, y del alcalde de Vitoria-Gasteiz y presidente de EUDEL (Asociación de Municipios Vascos), Gorka Urtaran. Todos ellos, bajo sus respectivas responsabilidades, coincidieron en afirmar que la transición hacia la sostenibilidad requiere una nueva cultura de las ciudades y del territorio, en el que se entienda la sostenibilidad como un proceso integral.

En esta línea, también se manifestó, durante su participación en la clausura de las jornadas, el alcalde de Bilbao. Juan María Aburto quiso destacar que la única manera de mejorar nuestra calidad de vida es generar nuevos modelos urbanos donde la sostenibilidad sea entendida como un concepto holístico e inclusivo y donde todos los agentes actúen de manera responsable, colaborativa y coordinada. Por esa razón, añadió que el plan de movilidad de Bilbao tiene como prioridad, no mejorar la movilidad, sino mejorar la calidad de vida de las personas.

Por su parte, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantza Tapia señaló que “la transición energética no se puede entender sin una transición digital”. Recordó que Europa nos lo dejó claro en diciembre con el Pacto Verde Europeo y está convencida que la sostenibilidad es una forma de conseguir que seamos más competitivos. “En Euskadi no somos ajenos a esto. Es más, la pandemia ha hecho que sea más apremiante el uso de estas dos transiciones, energética y digital”, afirmó.

Para la consejera vasca, la reactivación económica y el empleo pasan por actuaciones que deben tener en su base y ADN el empleo porque reducir CO2 no es desindustrializar un país y llevarla a terceros países que emiten a la misma atmósfera. “Tenemos múltiples frentes abiertos, despliegue de renovables, más puntos de recarga para lanzar definitivamente el coche eléctrico… Tenemos capacidades, industria… pero tenemos que saber aprovechar estas transiciones para que la industria sea del siglo XXI”, dijo.

Igualmente, defiende que “debemos ir a una transición energética justa y neutra”. Así, señaló que cuando hablamos de ciudades tenemos que profundizar de la mano de la nueva movilidad, que sea justa y que no dejemos a nadie atrás. A su juicio, las ciudades van a ser las palancas de transición de nuestra sociedad y para ello, “necesitamos más y mejores empresas y la recuperación de nuestro tejido productivo para posicionarnos en cadenas globales.

Por último, el decano de Deusto Business School, Álvaro de la Rica, reiteró que “la estrecha colaboración de la Universidad de Deusto con el sector privado forma parte de la cultura de una Universidad presidida por el amor a la sabiduría y el afán de conocer e indagar con rigor y metodología científica la estructura de lo real”. El decano de la Rica concluyó su intervención asegurando que desde Deusto Business School y desde el resto de la Universidad de Deusto “seguimos apostando por servir a la sociedad con la contribución universitaria abierta siempre al análisis y solución de sus problemas, y, sin duda, con pleno compromiso y conexión con el tejido empresarial vasco”.

El País Vasco, comprometida con la transición energética

La transición energética, principalmente a través de las energías renovables y de otros desarrollos tecnológicos, tiene como fin último la articulación de un sistema energético sostenible desde un punto de vista económico, medioambiental y social. La movilidad juega un papel destacado en el proceso de transformación profunda dictado por el Green New Deal, un acuerdo entre actores políticos, económicos y sociales, que aspire no sólo a la descarbonización, sino que también siente las bases para un reforzamiento del sector tecnológico e industrial.

La pandemia de la COVID-19 ha contribuido a arrojar luz sobre la necesidad de centrar nuestra atención en nuevos modelos industriales. En concreto, la movilidad, en sus vertientes sostenible e inteligente, es un sector clave ya que combina la sostenibilidad energética, el desarrollo tecnológico y la fortaleza industrial. El País Vasco se erige hoy como territorio, no sólo pionero en el ámbito tecnológico e industrial, un ecosistema de Industria 4.0, sino también como una comunidad autónoma comprometida con el proceso de transición energética. La capital económica, Bilbao, se ha convertido en referente de cambio y transformación urbana tanto en el contexto nacional como internacional.

Debatir y consensuar un número de claves sobre una visión de la movilidad inserta en los parámetros de una sociedad del siglo XXI ha sido el objetivo de estos encuentros que se han articulado en torno a varias ponencias y mesas redondas. Dos jornadas que han protagonizado diferentes agentes implicados en la transición energética y urbana, provenientes del sector público y del sector privado, y con atención particular a los distintos ámbitos en los que se tiene que dar forma a una movilidad genuinamente sostenible e inteligente, en particular al de las ciudades como puntas de lanza de este proceso. Entre los temas de debate se encuentran los nuevos paradigmas políticos, regulatorios, económicos, productivos y sociales, y los correspondientes desafíos que superar, para alcanzar este objetivo en el corto, medio y largo plazo.

Más información y videos de las dos jornadas.