This web site use private and third party cookies to optimize your navigation, suit your preferences and perform analytical tasks. By continuing browsing accept our Cookies Policy.

Accept

Diploma de Especialización en Psicoterapia Sistémico-Relacional: Supervisión Clínica y Avances Psicoterapéuticos

Salidas profesionales


El Psicoterapeuta sistémico-relacional:

  1. Trabaja con individuos, parejas, familias y sistemas mayores en una variedad de contextos, focalizándose en procesos sistémico-relacionales. Está cualificado para “diagnosticar y tratar desórdenes mentales y emocionales, ya sean cognitivos, afectivos o conductuales, dentro del contexto de los sistemas de pareja y familia” (clasificación estándar de profesiones del Bureau of Labor and Statistics, 2014).
  2. Da una respuesta clínica ante las problemáticas asociadas a las diversas estructuras familiares y a los diferentes referentes culturales, es decir, fenómenos alarmantes como la violencia de género, la violencia ascendente o el abuso de menores, el aumento de problemas de consumo de drogas, el envejecimiento de la población, el conflicto de pareja, las evaluaciones de custodia, el impacto de la enfermedad mental y de la enfermedad severa o crónica en la familia, las dificultades asociadas a las etnias y a la diversidad, etc.; tal y como recoge la división 43 de la Asociación de Psicología Americana (APA) relativa a los Psicólogos de Familia.

Salidas profesionales


El Psicoterapeuta sistémico-relacional:

  1. Trabaja con individuos, parejas, familias y sistemas mayores en una variedad de contextos, focalizándose en procesos sistémico-relacionales. Está cualificado para “diagnosticar y tratar desórdenes mentales y emocionales, ya sean cognitivos, afectivos o conductuales, dentro del contexto de los sistemas de pareja y familia” (clasificación estándar de profesiones del Bureau of Labor and Statistics, 2014).
  2. Da una respuesta clínica ante las problemáticas asociadas a las diversas estructuras familiares y a los diferentes referentes culturales, es decir, fenómenos alarmantes como la violencia de género, la violencia ascendente o el abuso de menores, el aumento de problemas de consumo de drogas, el envejecimiento de la población, el conflicto de pareja, las evaluaciones de custodia, el impacto de la enfermedad mental y de la enfermedad severa o crónica en la familia, las dificultades asociadas a las etnias y a la diversidad, etc.; tal y como recoge la división 43 de la Asociación de Psicología Americana (APA) relativa a los Psicólogos de Familia.