Universidad de Deusto

englisheuskara
*

La profesión de trabajador/a social

El trabajo social es la disciplina de la que se deriva la actividad profesional del Trabajador Social que tiene por objeto la intervención social ante las necesidades sociales para promover el cambio y  la resolución de los problemas en las relaciones humanas

La profesión de trabajo social tiene como finalidad contribuir al desarrollo e incremento del bienestar social y la calidad de vida de las personas colaborando de manera critica y constructiva al logro de  una sociedad más justa. El/la Trabajador/a Social trata de potenciar la realización del ser humano incrementando sus potencialidades personales y de promover los recursos comunitarios disponibles y las políticas necesarias para ello.

El Trabajo Social interviene en los puntos en los que las personas interactúan con su entorno. Los principios de los derechos humanos y la justicia social son fundamentales para el Trabajo Social. En tanto que aborda la resolución de problemas en las relaciones humanas se enfrenta a situaciones complejas con importantes implicaciones éticas. El Trabajo Social parte de una concepción del ser humano como ser en permanente interacción con su medio .

Sus objetivos son:

  1. Contribuir a disminuir la desigualdad e injusticia social, facilitando la participación social de las personas excluidas socialmente, económicamente desfavorecidas, en situación de vulnerabilidad y/o de riesgo.
  2. Contribuir a que las personas, los grupos, las organizaciones y las comunidades desarrollen destrezas personales e interpersonales que aumenten su poder para enfrentarse a las fuerzas sociales que inciden en su marginación.
  3. Apoyar y movilizar a las personas, grupos y comunidades con el fin de mejorar su bienestar y su capacidad para resolver sus problemas de carácter psicosocial.
  4. Dar a conocer las oportunidades que los grupos sociales tienen a su disposición, motivarles para tener acceso a esas oportunidades y ayudar a las personas, familias y grupos sociales a desarrollar las respuestas emocionales, intelectuales y sociales necesarias para permitirles aprovechar esas oportunidades sin que tengan que renunciar a sus rasgos personales culturales y de origen.

Los Trabajadores Sociales realizan su actividad profesional en diversas áreas profesionales y ámbitos de desempeño tanto en organismos internacionales, administración pública, universidades, empresa privada (por cuenta ajena o ejercicio libre de la profesión) y en el marco del Tercer Sector (asociaciones, fundaciones, federaciones u otras organizaciones sociales).

El Trabajador Social es un profesional de la acción social  que ha recibido una  formación sólida en la que mediante  fundamentos, técnicas, habilidades y aptitudes ha adquirido una capacitación para la comprensión amplia de las estructuras y procesos sociales, el cambio social y del comportamiento humano, que le capacita para:

  • Trabajar y valorar de manera conjunta con personas, familias, grupos y comunidades sus necesidades y circunstancias.
  • Actuar en la resolución de las situaciones de riesgo con los usuarios.
  • Intervenir en las situaciones sociales de malestar en las que viven los individuos, familias, grupos y comunidades, manejando conflictos y ejerciendo mediación.
  • Contribuir junto con otros profesionales de la acción social a posibilitar la integración social de personas, familias, grupos y comunidades, a  la construcción de una sociedad más justa y cohesionada  y al desarrollo de la calidad de vida y del bienestar social para todos los ciudadanos y ciudadanas.
  • Participar en la formulación y planificación de políticas sociales y contribuir a la ciudadanía mediante el empoderamiento y la garantía de los derechos sociales.
  • Ayudar a personas, familias y /o grupos que se encuentran en situaciones de conflicto manifiesto por problemas psicosociales, a que desarrollen sus capacidades para que puedan hacer frente en mejores condiciones tanto a sus problemas actuales, como a otras situaciones que pudieran presentárselas en el futuro, para fomentar el desarrollo de su capacidad de comprensión (de sí mismo y de su entorno), su tolerancia hacia el sufrimiento y la frustración, así como su capacidad  para utilizar adecuadamente sus propios recursos personales y los que ofrece el medio social.

La relevancia de estas competencias profesionales plantea que estas deban ser enmarcadas en una formación universitaria  adecuada a las necesidades reales de la sociedad y a los retos de futuro que garantice una formación sólida, de calidad y reflexiva, de carácter teórico- práctico en la que se adquieran las referencias teóricas y epistemológicas, las técnicas, habilidades, actitudes y aptitudes necesarias para el ejercicio profesional del trabajo social.

19 diciembre 2014